La fase beta de las aplicaciones de Windows será abierta

Microsoft ha anunciado su intención de convertir Windows 10 en el sistema operativo definitivo. Irán puliéndolo poco a poco con actualizaciones pero no hay una nueva versión en el horizonte. El camino hasta la versión actual se ha desarrollado sin grandes contratiempos gracias a la beta de Windows 10, el programa conocido como Windows Insider.

Ahora, una vez cumplida su misión principal, Microsoft tiene nuevos planes. Quieren aplicar la misma mecánica utilizada para mejorar el SO en sí a sus aplicaciones. Esto significa que muy pronto las aplicaciones de Windows 10 tendrán beta abierta disponible para cualquier usuario.

Así lo ha desvelado Windows Latest, que compara acertadamente la extensión del programa beta de las apps de Windows a lo que ocurre ya en Android. A día de hoy, sumarse a la beta de una app de Android es tan sencillo como descargar la aplicación desde Google Play, nada más.

Ampliar la cantidad de usuarios que pueden acceder a la fase de pruebas de los programas de W10 debe aumentar el feedback de la comunidad y hacer mucho más fácil detectar errores, problemas y aspectos mejorables en el software. Sin duda esta decisión tiene mucho que ver con el objetivo a medio plazo de Microsoft: pivotar hacia el software como modelo de negocio tanto en escritorio como en móviles.

Al parecer, la nueva estrategia de Microsoft viene directamente desde arriba, de Satya Nadella. El CEO actual de la compañía quiere que Windows 10 sea un mero envoltorio con el que atraer a los usuarios hacia sus aplicaciones y programas, como por ejemplo pueden ser Office o Skype.

Por eso tienen interés especial en estudiantes o han llevado decenas de sus apps a Android. Y por eso planean lanzar la beta abierta de aplicaciones de Windows 10, para crear una comunidad sólida destinada a probar y mejorar su software.